ADIÓS ZAPATILLAS NUEVAS

Hace aproximadamente seis años o más, decidí no volver a comprar prendas en el retail, excluyendo ropa interior y calzado. Fue radical, no quise ir progresivamente con este "cambio de chip". Al enterarme de las terribles consecuencias sociales (poca o nula legislación laboral en fábricas) y ambientales que genera la industria textil (ej: 2.700 litros de agua para hacer una polera), comencé a optimizar las prendas que ya tenía, heredar de mis abuelas, intercambiar, segunda mano, y otros.




▪️Contarles que siempre me causó ruido el calzado... Habitualmente uso zapatillas 👟(hasta que definitivamente no dan más y se rompen), pero casi siempre eran regalos, porque andar comprándolas tampoco me gustaba . Bueno, les comparto que hace un tiempo me cuestioné el actuar, porque si no quería consumir vestuario del retail, tampoco debería ser calzado, ya que las injusticias y contaminación son en gran magnitud. Pensando en opciones, decidí aplicar algo similar a lo que hago con la ropa...


"SI REALMENTE ES NECESARIO, preferir opciones como: usado, heredado, intercambiado, entre otros". La última compra fue a través de#Marketplace en#Facebook, unas zapatillas usadas, algo empolvadas que la vendedora tenía en desuso dentro de su clóset. De esta forma, me di cuenta y les comparto, que no es necesario calzado nuevo, mi comodidad sigue siendo la misma al usar zapatillas de segunda vida, pero la diferencia, es que ahora es una compra conciente. Además, existen#MILALTERNATIVAS, podemos revivirlas de alguien que ya no las ocupe e incluso ver opciones como@xinca_eco_shoes, iniciativa argentina (llegó a Chile) que crea zapatillas a partir de caucho de neumáticos, desechos textiles, y otros.


¡SOMOS EL CAMBIO QUE NUESTRO PLANETA NECESITA, DE TODAS Y TODOS DEPENDE!

  • INSTAGRAM
  • FACEBOOK