RITUAL DE PRENDAS

Es una blusa talla xxl, no alcancé a tomar de los lados, solo volví sus hombros prominentes y ¿Saben? me encanta así... Colorida y suelta.




Mi obsesión por coleccionar blusas #vintage no tiene límites, cada una de ellas las miro detalladamente, admiro sus colores que me impregnan de alegría y observo sus costuras que la mayoría son a mano.

Quizás sea muy exagerado, pero debo confesar que con cada una de mis blusas realizo un especie de ritual. Me siento en el sofá de mi taller con los pies mirando al techo , escucho música, tomo la prenda y me pienso lo siguiente

¿Cuántos años tendrá?

¿Qué historias contará?

¿Para que ocasión la habrá usado la dueña?

¿Cómo llegó hasta aquí?

¿Cómo sería el trayecto hasta Chile?

Puede sonar loco, sí claro, las prendas son algo material, pero las historias que existieron en cada una de ellas es como si yo las viviera hoy...